Aumentar la productividad a la vez que reducir las prácticas y procesos ineficientes es la base del lean manufacturing. Se trata de optimizar los tiempos y las actividades y disminuir las pérdidas para ofrecer el mejor servicio y ahorrar costes innecesarios. 

La sobreproducción, los tiempos de espera, el transporte innecesario de materias o productos, el exceso de procedimientos, el inventario desmesurado, los defectos de producción y errores de servicio, el movimiento de personas o equipamiento sin valor añadido y el desaprovechamiento de la creatividad de los empleados son los procesos más comunes que provocan estas pérdidas.

La clave para alcanzar la máxima productividad y eficiencia reside en 3 aspectos generales: la mejora continua, la flexibilidad ante los contratiempos y la detección de problemas. 

Pero, ¿cómo podemos evitar las pérdidas en procesos con maquinaria de etiquetas y packaging? Recogemos los 9 aspectos esenciales a tener en cuenta: 

Minimizar tiempos de producción

Para conseguir la eficiencia en la producción y minimizar tiempos de espera es imprescindible trabajar con maquinarias que nos permitan un alto rendimiento y se adapten a las necesidades del cliente ofreciendo soluciones innovadoras en el etiquetado y embalaje. Asimismo, es importante contar con sistemas de acabado de alta velocidad que nos posibiliten reducir los tiempos de producción y eficiencia, desde maquinaria que responda a soluciones de manipulación de bobinas hasta troqueladoras de contrapresión para materiales especiales, pasando por máquinas cortadoras de mandriles de cartón. Debemos considerar el hecho de que cuanto menor valor añadido tiene el producto, por ejemplo, la etiqueta neutra, mayor importancia tiene la productividad ya que el único recurso para mejorar la rentabilidad es la reducción de costes, y para ello las rebobinadoras inspeccionadoras deben ser rápidas y fiables.

Otra de las maneras de minimizar tiempos de producción es invertir en un converting digital para anticiparse a posibles fallos que puedan haber en la producción, apostar por equipos especializados con tecnología punta en sellado de shrink sleeves o dispositivos de infeed y re-registro enfocados al rendimiento y al aumento de la capacidad de la línea de producción.

Reducir el tiempo de gestión del desperdicio

Un control total de los procesos de trabajo de impresión y un buen diseño del proceso productivo ayudará a evitar problemas inesperados y reducirá los tiempos de gestión del desperdicio.  La precisión y la alta calidad de la maquinaria también contribuirá a reducir mermas en los procesos de trabajo, lo que facilitará que consigamos una mejor planificación de la producción y así evitar pérdidas.

Disminuir tiempos de inactividad

Una de las claves para conseguir el éxito en la producción reside en reducir el tiempo en el que el proceso productivo no genera valor, los conocidos cuellos de botella. Las causas pueden ser tan diversas como que el proceso de arranque de producción sea demasiado largo, haya una mala planificación  de la producción o problemas de calidad en alguno de los procesos, entre otros. Por ello, es importante contar con equipos que incorporen impresión digital y que aumenten la productividad a través de la optimización del tiempo y empresas que, gracias a los elementos y las soluciones de calidad técnica que incorporan a sus procesos, puedan reducir los tiempos de inactividad entre tiradas.

Eliminar defectos de producción 

Los defectos de producción y errores en el servicio no aportan valor en el proceso de trabajo y generan un derroche considerable, ya que se consumen materiales y mano de obra que no resultan eficientes en el proceso de trabajo. Generalmente estos defectos de producción podrían eliminarse si se incluyen equipos expertos en control, medición y corrección de pruebas, así como soluciones de impresión flexibles que permitan adaptarse a cualquier trabajo.

Personalización de mercados y etiquetas 

Producir con rapidez diferentes productos de forma eficiente es también una de las piezas claves para aumentar la productividad y conseguir reducir las pérdidas. En este sentido, es importante contar con equipos flexibles y personalizables que permitan adaptarse a las demandas del mercado no sólo por su calidad sino también por su diseño, velocidad en el trabajo y resolución.

Diseño e innovación en etiquetaje 

La especialización y la capacidad de ofrecer innovación en el etiquetaje es uno de los valores añadidos que beneficiarán los procesos efectivos de trabajo. Tanto si se requieren largas como cortas tiradas, es importante trabajar con maquinaria que permita ofrecer un diseño variable que cubra las necesidades de los fabricantes.

Garantizar la seguridad de producción 

El desperdicio también puede venir motivado por una falta de formación de los empleados y una desmotivación de éstos. Por lo tanto, y para asegurar una eficiencia en la producción, es importante garantizar la ergonomía y la seguridad durante la producción y eliminar los posibles riesgos laborales que puedan existir en el trascurso del trabajo.

Aumento de la capacidad de anclaje 

Adaptarse a técnicas complejas y específicas permitirá evitar pérdidas y generar desperdicios. En la maquinaria de etiquetas y packaging existen procesos que optimizan la capacidad de anclaje de la tinta por medio del tratamiento corona, que garantiza el anclaje de lacados, laminados, tintados e impresión.

Detección de problemas con la máxima anticipación

Uno de los puntos fundamentales para conseguir la eficiencia en los procesos de producción reside en anticiparse a posibles fallos de fabricación. Hoy en día los equipos de visión artificial de última generación incluyen software que analiza las tendencias de las desviaciones y es capaz de anticiparse a los fallos. 

Así pues, en todos los procesos de trabajo es importante perseguir la mejora de la productividad y eficiencia así como una mayor precisión, rentabilidad y un aumento de la flexibilidad tanto para el cliente como para adaptarse a nuevos mercados.