Gráficas Tomelloso es una empresa dedicada a las artes gráficas desde 1995, ubicada en Tomelloso (Ciudad Real). La compañía que realiza trabajos de impresión, serigrafía y offset y cuenta con un departamento de preimpresión (diseño, bocetos, pruebas de color, correcciones…) que ofrece un servicio personalizado de atención y asesoramiento con el fin de alcanzar la plena satisfacción de sus clientes.

Estar en la vanguardia de las tecnologías digitales permite a Gráficas Tomelloso cubrir las necesidades del mercado de la impresión, que cada vez es más exigente respecto a la calidad y demanda tiempos de entrega más reducidos. Mediante el manejo de las tecnologías más avanzadas de impresión, el equipo técnico de la empresa se encarga de hacer realidad las ideas y diseños solicitados por sus clientes y controlar todos los procesos de ejecución para conseguir la mejor calidad.

Junto con su trabajo diario, la voluntad de la empresa de incorporar las últimas tecnologías, les ha permitido un continuo crecimiento en los últimos años. “Tras recibir las mejores referencias de Esagraf, contactar con ellos y ver su maquinaria, decidimos incorporar dos equipos M1+ de Nikka en nuestras rebobinadoras, beneficiándonos de sus ventajas” – explica Patricio Morales Olmedo, Gerente de Gráficas Tomelloso.

M1+ de Nikka detecta los defectos automáticamente en distintos papeles, película transparente y materiales reflectantes, identificando visualmente los defectos de impresión periódicos y las variaciones. Esto permite al equipo técnico de Gráficas Tomelloso detectar de forma inmediata la mínima variación en el material y corregir rápidamente el problema.

Otra de las importantes ventajas de estos equipos de Nikka es la de realizar un recuento de etiquetas, desacelerando y deteniendo la rebobinadora tras alcanzar un número exacto de etiquetas previamente programado, algo que facilita la adaptación en la entrega de la mercancía según el pedido del cliente. “Detecta la falta de etiquetas basada en la visión, independientemente de su forma, si se trata de material transparente o con poca impresión, asegurando la entrega exacta de cantidad pedida por nuestros clientes, realiza una inspección constante, detectando cambios de color significativos, colores que falten, manchas y posibles franjas en la imagen, ajustando a cada trabajo la sensibilidad en la inspección. Todo ello llevado a cabo por un operario de forma sencilla.” – explica el gerente de la empresa.

En el trabajo diario, dichos equipos, permiten a Gráficas Tomelloso mejorar la calidad de todos sus trabajos y reducir el tiempo de producción y eso genera una mayor confianza de sus clientes. “Gracias a todos los procesos aportados por los equipos, consideramos francamente aconsejable su uso para todas las empresas de este sector, siendo una herramienta básica de control y mejora de la producción” – concluye Patricio Morales.

 

M1+ de Nikka

En la foto: 

Gonzalo Mena, maquinista de Gráficas Tomelloso.